Sin comentarios aún

Que todos le conozcan

Un amigo mío me contó hace poco la interesante experiencia que tuvo mientras era transportado en un taxi; dentro de este habían varios símbolos religiosos visibles del cristianismo, islam, budismo e hinduismo. Le preguntó al conductor ¿Por qué tenía esos símbolos que representaban a religiones tan diferentes? y le respondió: “para protegerme”. Pero cuando mi amigo le preguntó ¿Cuál de ellos lo haría? el hombre dijo: “No lo sé, pero quiero estar seguro de que alguno funcionara, y por eso es que los tengo a todos”.

En nuestro país es elemental: saber quién es Dios: Podemos prender la televisión en cualquier momento del día y encontrar una presentación del evangelio; existen estaciones de radio que transmiten mensajes bíblicos y en algunos lugares hay una iglesia en cada barrio, en tu celular tienes aplicaciones con mensajes bíblicos. Sin embargo, muchas personas viven todavía en total ignorancia del único Dios verdadero.

Primera de Timoteo 2.5,6 dice: “Hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos”. Esa verdad es el fundamento de la fe cristiana, Por medio de Cristo somos perdonados y reconciliados con el Padre celestial.

Tenemos la oportunidad de contar a quienes están a nuestro alrededor lo que el Señor ha hecho por nosotros. No piense que todas las personas que usted conoce están familiarizadas con las buenas nuevas de Jesús. Ya se trate de un taxista cualquiera, un compañero de trabajo, un nuevo amigo o su vecino de mucho tiempo
¿Qué puede hacer usted para ayudar a esa persona a conocer y a querer seguir, al único Dios verdadero?

1 Timoteo 2:1-8 Nueva Versión Internacional (NVI)

Así que recomiendo, ante todo, que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos, especialmente por los gobernantes[a] y por todas las autoridades, para que tengamos paz y tranquilidad, y llevemos una vida piadosa y digna. Esto es bueno y agradable a Dios nuestro Salvador, pues él quiere que todos sean salvos y lleguen a conocer la verdad. Porque hay un solo Dios y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, quien dio su vida como rescate por todos. Este testimonio Dios lo ha dado a su debido tiempo, y para proclamarlo me nombró heraldo y apóstol. Digo la verdad y no miento: Dios me hizo maestro de los gentiles para enseñarles la verdadera fe. Quiero, pues, que en todas partes los hombres oren, levantando las manos al cielo con pureza de corazón, sin enojos ni contiendas.

Publicar un comentario